Diseño primera moneda de 2€ Conmemorativos de Grecia 2021

Ya conocemos el diseño de la primera moneda conmemorativa griega de 2 euros para este 2021.Está dedicada al “200 aniversario de la revolución griega”. En el diseño de la moneda se puede observar en el medio un sello redondo con la bandera griega flanqueada por dos ramas de olivo, en los extremos inferiores de las ramas se pueden ver las iniciales del diseñador de ceca George Stamatopoulos y la palma de la ceca griega.

El motivo de la moneda “200 XPONIA AΠO THN ΕΛΛΗΝΙΚΗ EΠANAΣTAΣH” se muestra a lo largo del borde superior del interior de la moneda y el país emisor “ΕΛΛΗΝΙΚΗ ΔΗΜΟΚΡΑΤΙΑ” en el borde inferior de la imagen.La moneda conmemorativa de 2 euros aparecerá en una edición de 1,5 millones de copias, de las cuales 10.000 copias, en la BU-KMS, una BU-Coincard y en el estuche prueba.

La Guerra de Independencia de Grecia, o la Revolución griega (en griego: Ελληνική Επανάσταση, Elliniki Epanastasi; los griegos del siglo XIX la denominaron simplemente Αγώνας, Agonas, “Lucha”; en turco otomano: يونان عصياني Yunan İsyanı, “Insurrección griega“), fue el conflicto armado librado por los revolucionarios griegos entre 1821 y 1830 contra el dominio del Imperio otomano. Los griegos fueron asistidos más tarde por varias potencias europeas como el Imperio Ruso, el Reino de Francia y el Reino Unido, mientras que los otomanos recibieron la ayuda de sus vasallos del norte de África, particularmente el eyalato de Egipto. La guerra condujo a la formación de la Grecia moderna. Los griegos de todo el mundo celebran la revolución como el día de la independencia el 25 de marzo.

Grecia había estado bajo el dominio otomano desde el siglo XV, en las décadas anteriores y posteriores a la caída de Constantinopla. Durante los siglos siguientes, ocurrieron insurreciones griegas esporádicas pero infructuosas contra el dominio otomano. ​En 1814, se fundó una organización secreta llamada Filikí Etería (Sociedad de Amigos) con el objetivo de liberar Grecia, alentada por el fervor revolucionario que se apoderaba de Europa en ese período. La Filikí Etería planeaba lanzar revueltas en el Peloponeso, los principados del Danubio y la propia Constantinopla. La insurrección fue planeada para el 25 de marzo de 1821 (en el calendario juliano), el día de la Fiesta de la Anunciación para los cristianos ortodoxos. Sin embargo, los planes de la Filikí Etería fueron descubiertos por las autoridades otomanas, lo que obligó a que la revolución comenzara antes. La primera revuelta comenzó el 6 de marzo/21 de febrero de 1821 en los principados del Danubio, pero fue sofocada rápidamente por los otomanos. Los acontecimientos en el norte instaron a los griegos del Peloponeso (Morea) a actuar y el 17 de marzo de 1821, los maniotas fueron los primeros en declarar la guerra. En septiembre de 1821, los griegos bajo el liderazgo de Theodoros Kolokotronis capturaron Tripolitsa. Estallaron revueltas en Creta, Macedonia y Grecia central, pero finalmente fueron reprimidas. Mientras tanto, flotas griegas improvisadas lograron éxitos contra la armada otomana en el mar Egeo e impidieron que llegaran refuerzos otomanos por mar.

Pronto se desarrollaron tensiones entre las diferentes facciones griegas, lo que llevó a dos guerras civiles consecutivas. El sultán otomano llamó a su vasallo Mehmet Alí de Egipto, quien acordó enviar a su hijo Ibrahim bajá a Grecia con un ejército para reprimir las revueltas a cambio de ganancias territoriales. Ibrahim desembarcó en el Peloponeso en febrero de 1825 y puso la mayor parte de la península bajo control egipcio a finales de ese año. La ciudad de Mesolongi cayó en abril de 1826 después de un año de asedio por parte de los turcos. A pesar de la fallida invasión a la región de Mani, Atenas también cayó y la revolución parecía casi perdida.

En ese momento, las tres grandes potencias, Rusia, Gran Bretaña y Francia, decidieron intervenir, enviando sus escuadrones navales a Grecia en 1827. Tras la noticia de que la flota combinada otomana-egipcia iba a atacar la isla de Hidra, las flotas europeas aliadas interceptaron a la armada otomana en Navarino. Después de un tenso enfrentamiento de una semana, la Batalla de Navarino llevó a la destrucción de la flota otomana-egipcia y cambió el rumbo a favor de los revolucionarios. En 1828, el ejército egipcio se retiró bajo la presión de una fuerza expedicionaria francesa. Las guarniciones otomanas en el Peloponeso se rindieron y los revolucionarios griegos procedieron a retomar el centro de Grecia. Rusia invadió al Imperio Otomano y lo obligó a aceptar la autonomía griega en el Tratado de Adrianópolis (1829). Después de nueve años de guerra, Grecia fue finalmente reconocida como un estado independiente bajo el Protocolo de Londres de febrero de 1830. Nuevas negociaciones en 1832 llevaron a la Conferencia de Londres y el Tratado de Constantinopla; estos definieron las fronteras finales del nuevo estado y establecieron al príncipe Otón de Baviera como el primer rey de Grecia.

Deja una respuesta